Triglicéridos Altos Por qué es importante bajarlos

En meta análisis de 2007 realizado en poblaciones occidentales, que involucró un total de 3.582 casos de enfermedad coronaria fatal y no fatal, arrojó que existe una asociación significativa entre los valores de triglicéridos y el riesgo de enfermedad coronaria.


¿Qué son los triglicéridos y por qué importan?

Los triglicéridos son un tipo de lípido o grasa en la sangre. Cuando usted come, todas aquellas calorías que su cuerpo no necesita se convierten en triglicéridos y se almacenan en las células de grasa. Luego, sus hormonas liberan triglicéridos para obtener energía entre las comidas. Este ciclo solo se vuelve problemático cuando usted come más calorías de las que quema, lo que conduce a tener niveles de triglicéridos altos; una condición también llamada hipertrigliceridemia.


¿Cuál es la diferencia entre triglicéridos y colesterol?

Los triglicéridos y el colesterol son diferentes tipos de lípidos (grasas) que circulan en la sangre. Mientras que los triglicéridos almacenan calorías que no se usan y proporcionan energía al cuerpo, el colesterol se usa para construir células y producir ciertas hormonas. La lipoproteína de alta densidad (HDL) o colesterol “bueno”, ayuda a eliminar la grasa del cuerpo al unirse con ella en el torrente sanguíneo y llevarla de vuelta al hígado para su eliminación. La lipoproteína de baja densidad (LDL) o colesterol “malo” transporta principalmente grasas y solo una pequeña cantidad de proteína del hígado a otras partes del cuerpo. Aunque el colesterol LDL elevado está bien establecido como un importante predictor de enfermedad coronaria, la evidencia sugiere ahora que un nivel elevado de triglicéridos también es un factor de riesgo importante para la acumulación de placa en las arterias.

¿Cuáles son las causas de los triglicéridos altos?

Además de una alimentación en la que se consumen más calorías de las que se queman o usan como energía, la presencia de triglicéridos altos es común en personas obesas, sedentarias, con diabetes tipo 2, con hipotiroidismo o con enfermedades renales. También, en aquellas personas con un excesivo consumo de alcohol, en fumadores o como efecto secundario de ciertos medicamentos.


Como bajar los triglicéridos naturalmente


  • Cambie su alimentación
  • Debido a la relación entre el exceso de peso y los triglicéridos altos, reducir la cantidad de alimentos que consume con el fin de bajar de peso puede tener un gran impacto en los niveles de triglicéridos.

    Enfóquese en comer alimentos que ayudan a reducir las grasas en sangre tales como verduras, cereales integrales (quínoa, avena, arroz, fideos y pan integral), frutos secos, semillas como chía y linaza, ajo y cebolla. Estos alimentos tienen un alto contenido de fibra soluble, que hacen que se sienta satisfecho por más tiempo, lo que favorece la pérdida de peso y contribuye a reducir los triglicéridos de forma natural.

    Importante:

    Las personas con niveles altos de triglicéridos pueden tener un riesgo mayor de enfermedades cardiovasculares, como infarto al miocardio o isquemia, incluso si sus valores de colesterol LDL o “malo” están dentro de los límites aceptables. Además, pueden sufrir aterosclerosis, accidente cerebro vascular (ACV), daños al hígado como hígado graso, entre otras condiciones.


    Reduzca, a su vez, el consumo de alimentos que aportan calorías vacías (con poco valor nutricional), como las bebi- das gaseosas o los jugos envasados, los snacks como papas fritas o galletitas, las golosinas como helados o dulces, y la comida chatarra en general (pizzas, hamburguesas, frituras). Lea las etiquetas y no coma nada que contenga jarabe de maíz de alta fructosa, azúcar blanca refinada o fructosa.

    Preocúpese también de que su alimentación contenga grasas saludables. Los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 contribuyen a reducir los niveles de triglicéridos en sangre. En este sentido, los mejores alimentos ricos en omega 3 son: salmón, caballa, sardinas, semillas de chía y de linaza, carne de vacuno y de ave –idealmente alimentados con pasto–, y huevos de gallinas libres. La palta, el aceite de oliva y el aceite de coco, son otros buenos ejemplos de grasas saludables.

    Por último, si bebe alcohol, es importante que considere dejarlo, puesto que una ingesta, sobre todo elevada y prolonga- da, está asociada a niveles elevados de triglicéridos en plasma, enfermedades cardiovasculares, hepatopatía alcohólica y pancreatitis.

  • Comience a realizar algún tipo de ejercicio en forma regular
  • Cuando usted realiza actividad física, su cuerpo usa el excedente de grasa como fuente de energía. Esto contribuye a bajar los niveles de triglicéridos y, con el tiempo, también a bajar de peso. Lo importante es que sea constante y realice la actividad que más le guste, por lo menos durante una hora, unas tres veces a la semana como mínimo. Dependiendo de su condición física, puede optar entre caminata enérgica, entrenamiento con pesas, Pilates, baile y cualquier otro tipo de actividad que desee. 

  • Incorpore suplementos
  • Aceite de pescado
  • Según los investigadores del Centro de Investigación de Salud Cardiovascular en Dakota del Sur, los ácidos grasos omega 3 de cadena larga son efectivos para reducir los niveles plasmáticos de triglicéridos. El aceite de pescado, rico en omega 3, reduce la inflamación del tejido adiposo, regula el tráfico de nutrientes y reduce los triglicéridos en plasma.

  • Niacina (vitamina B3)
  • La investigación muestra que la niacina (vitamina B3) reduce los niveles de tri- glicéridos entre un 30 y un 50%, eleva los niveles de colesterol HDL (“bueno”) entre un 20 y un 30% y reduce el colesterol LDL (“malo”) entre un 5 y un 25%. Según una investigación publicada en Archives of Internal Medicine, la terapia con niacina es única, ya que mejora todas las anomalías de las lipoproteínas; es decir, reduce significativamente los niveles de colesterol LDL, triglicéridos y lipoproteínas, al tiempo que aumenta los niveles de colesterol HDL.

  • Ajo
  • El ajo tiene una serie de beneficios, dentro de los que destacan su capacidad para ayudar a prevenir enfermedades del corazón. Un metaanálisis realizado en la Universidad de Oxford, encontró que las preparaciones hechas con polvo de ajo redujeron significativamente los niveles de triglicéridos en suero en comparación con el placebo. Pero el tratamiento con ajo no solo disminuyó los niveles de triglicéridos, sino que también redujo los niveles de colesterol total.(21) Si el olor del ajo le resulta muy fuerte o necesita recibir un aporte más concentrado, puede buscarlo en cápsulas y tomarlo junto con las comidas.


    Fuente: https://draxe.com/high-triglycerides/

    *Los estudios de los números referenciales indicados

     a lo largo del artículo se encuentran disponibles en 

    el escrito original, en la fuente señalada.

    Guardián de la Salud

    Granja Magdalena.

    Deja un comentario

    Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados