Limón: Un fruto medicinal por excelencia

El limón ocupa un primer lugar entre los frutos curativos, preventivos y de aporte vitamínico, transformándolo en un gran eliminador de toxinas y un  poderoso bactericida. Posee vitamina C en abundancia, que refuerza las defensas del organismo para evitar enfermedades, sobre todo de las vías respiratorias, que van desde un simple resfrío, ronquera, amigdalitis, hasta pulmonía, bronquitis, congestiones, gripe, pleuresías o asma, por mencionar algunas.

El ácido ascórbico (vitamina C) posee un gran poder desinfectante y tiene además, una acción antitóxica frente a los venenos microbianos y medicamentos en general. Es llamada también la ‘vitamina de la permeabilidad capilar’, ya que sin ella los capilares sanguíneos se vuelven frágiles y peligran romperse con facilidad, provocando pequeñas hemorragias.


El limón es muy rico en minerales, entre los que se destacan el potasio, magnesio, calcio y fósforo. Contiene también sodio y hierro, y cuenta con algunas vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5 y B6).


En cualquier parte del organismo donde se encuentren las toxinas, ya sea en la sangre, en los órganos o en los tejidos, el limón una vez ingerido acude para combatirlas, disolviendo sus acumulaciones y expulsándolas.


Es además el mejor protector contra las enfermedades infecciosas. En los casos de fiebre ayuda a eliminarla, oxidando y excretando los tóxicos que no han sido debidamente Neutralizados y eliminados. El limón es bueno en casos de hipertensión, arteriosclerosis y enfermedades cardiovasculares (activando la circulación de la sangre). En casos de diabetes, colabora evitando complicaciones relacionadas con las arterias. También previene la formación de cálculos renales y puede llegar a disolverlos lentamente.


Recetas curativas:

-Para el dolor de cabeza aplicar rodajas de limón sobre la zona adolorida, sustituyéndolas por otras a medida que se van calentando. Cuando hay dolores musculares, ciática, lumbago, dolores de piernas y columna, masajear con jugo de limón las zonas afectadas.

-Baños de pies con agua y jugo de limón cuando están cansados o inflamados.

-En casos de indigestión, se puede combinar el limón con una tisana de manzanilla. Si es un problema hepático se combina con boldo o diente de león.

-El limón mezclado con ajo es recomendable en los casos de inflamaciones, escarlatina, sarampión, escorbuto, beriberi, nerviosidad, falta de apetito, calcinación de las arterias, y lombrices. El limón mezclado con cebolla y dándose frotaciones con el jugo es muy eficaz contra la caspa y la caída del cabello.

-La cáscara del limón en infusión caliente entona el estómago y expele los gases, también se le puede agregar anís para mayor eficacia.


Características generales:

-Tiene muy bajas calorías (40 por cada 100 gramos). El color debe ser  amarillo intenso  y su cáscara firme, brillante y de textura fina. Cuando la cáscara es gruesa tiene menos pulpa y menos jugo, aunque los limones son más grandes. Consérvelos frescos y en buen estado. A temperatura ambiente se mantienen hasta por quince días. En bolsas plásticas y en la heladera duran hasta cinco semanas.

Si se sumergen cinco minutos en agua caliente se le extrae mayor cantidad de jugo. Y, como consejo final, se puede tomar el jugo con bombilla para que su pasaje sea directo y su acidez no altere la sensibilidad de los dientes. 


No pierda la cáscara del limón

Muchos profesionales en  restaurantes y cafeterías están utilizando el limón entero con su cáscara y así nada se desperdicia. Le da un sabor agradable a los jugos verdes (que combinan manzana con hojas verdes) o de frutas. Agregue un poco de limón con su cáscara al pasar los ingredientes por el saca jugo. Una idea interesante es colocar el limón muy bien lavado en  el  congelador.  Una vez congelado puede procesar o rallarlo todo (sin necesidad de pelarlo) y espolvorearlo sobre sus  alimentos,  en bebidas, ensaladas, helados, sopas, fideos,    salsa    de    espaguetis,   arroz, sushi, platos de pescado, etc. Sus alimentos tendrán un sabor maravilloso.

¿Cuál es la gran ventaja de usar el limón entero que no sea la prevención y el darle nuevos sabores a sus platos? Bueno, la cáscara de limón contiene 5 a 10 veces más vitaminas que el jugo de limón en sí. 

Granja Magdalena

El Guardían de la Salud

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados